migreriana

Si algùn verso se yergue...


Si aparece de pronto y descubre tus ojos,
el agua lo grita, lo mueve hacia vos, ¡poeta mío!
me salpican pausas y se te extraña hasta en los miedos,
con extremos cuidados se demora la espera, la espera...
Tu gitana derrama versos y quiere una estampida, en el bosque de tu pecho,
en la orilla de tu ritmo, en los puertos donde instalas tu vela al viento,
Allí envío estos versos que pueden ser uno y respirar tu cintura,
mi pirata , mi héroe con alas salvajes del verso que acaricia la siesta.


si erguida está la frente del poeta
serán sus versos más dignos de amor
que el desamor que junto al mal temor
se hace mayor sentencia indiscreta
no habrá maldad más vil que de dolor
de a la bondad por ruin lo que decreta
la santidad al ser solo la secta
que no será temer al gran valor
para la espera y canto al sentimiento
que recupera al manto con acierto
aquel amor que esta tan bien cubierto
por ser honor el que se lleva el viento
para encontrar amares más desiertos
donde el rocio y mi amor son conciertos
si tu lo has descubierto
me toca el corazón y me lo quiebra
pero más vale amar... y que lo sientas.
Muchas Gracias por la Invitación


Cuándo el verso se yergue
Como un candil prendido
Es un nidal de vida
Bulle la esperanza
Cuándo un verso se yergue
Abriéndonos el pecho
Ilumina ilusiones
Hace soñar despiertos
Y tocamos el sol


Si un verso se yergue como una montaña de palabras sobre los demas, es por que lleva dentro todo el cariño que me das, los dias de felicidad que juntos pasamos, los besos ardientes que bajo la llyvia disfrutamos y las palabras de amor que todavia palpitan en mi mente al saber que un dia fuiste bajo un dia de sol,
Si un verso se yergue como una vela encedida en medio de la noche mientras leemos un poema de amor, es por que tu recuerdo sigue vivo en mi alma como un mensaje de amor, que alivia mis dias de espera y de trabajo junto al mar,
Si un verso se yergue alegrandome los dias de tormenta y de soledad, es por que te trae a ti mujer entre sus silabas , vestida de forma casual, con tus cabellos trigueños , hecha un soneto que de tanto leerlo , hace que no te pueda olvidar.
Jorge Serra.


Si un verso se yergue trayendo atadas mil palabras
como una ola inmensa arrastra honda marejada
será el encuentro con el mar de significados en cada intento
en cada ida y venida de olas que nos inundan de sentimientos.
Esto es si el verso se yergue como la cresta de una idea
que se mueve hacia playas de pasión como la tuya o la mía
y se vuelve amable y como un rincón tibio que nos impulsa
a la unión de nuestras silabas, como su fuésemos palabras
enredadas en la sintaxis del intenso oleaje que sofoca y, al fin,
estalla en rima sobre las arenas esperanzadas y receptoras.
Si el verso, entonces, se yergue estaremos erguidos
también aumentando la mar de sentimientos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.