Zenser

FRÍO SOÑOLIENTO

FRÍO SOÑOLIENTO

 

El frío entierra el cuerpo en la Antártida,

sucumbe somnoliento entre sus montañas;

a cubierta bajo la nieve algodonado

los sueños generan un calor anestésico.

 

Sobre la ventana hay un lienzo sórdido,

mientras el celeste está lleno de opacidad;

aunque no es de noche, tarde ya es,

estruendos dejan lleno los ojos de platino.

 

La luz diurna iluminará la oscuridad nocturna,

pero la hojarasca bailará la última obra;

así el frío pisa aquella tierra pura gélida,

dejando a todos hipnotizados hasta el alba.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.