Ángel Acosta

Zopilotes.

En la nocturna paz parpadean rupturas  

Respiro monumentos a complicidades

El desengaño es tañer de Meninas

Infinito coño de rotos espejos

Tu añorado mejorsepararnos  mira perturbador

Otro querer te espera como principio sin final

Un sinti y otros demonios hacen carroña mis venas

Despiertan el silencio del dolor

Sus garras revolotean

Impotencia y desconsuelo extienden negras alas

Dominan

¿En qué espacio no hay desechos?

Nadie supone la realidad

El vaivén del hipócrita deja utilidades

Ante el rechazo no es aconsejable reprimir

Entonces vete

Y tu ruptura me aplasta como las emboscadas. ¡Jamás regreses! 

Pero un alomejorvuelve (larrrgo, callado y ladino) engatusa mi desesperanza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.