Esteban Mario Couceyro

Los dos sabios.



En la nada, se encuentran dos sabios

los dos al unísono se dicen:


--No eres lo que yo esperaba--


Dicho esto, los dos avanzaron en sus caminos

atravesándose hasta perderse en los horizontes opuestos.


Tras un tiempo exacto

aparecen nuevamente enfrentados

para decir lo mismo, mientras se traspasan…



Quién asegura las respuestas, no sabe de preguntas.



Comentarios2

  • Ortunyo el relajado­čÉ╗

    Hay que abrir una sucursal del Jacinto's en ese punto de encuentro.... quizás con unas copas de más se den cuenta de que lo se espera suele ser muy diferente de lo que es....
    Saludos y abrazos.

    • Esteban Mario Couceyro

      Ese punto del mundo, es una encrucijada muy concurrida por las almas turbias, opacadas de dudas.
      Por sabios y sabedores del otro, quieren una respuesta, que esquiva se les escapa entre las incertidumbres.
      Si hubiere una sucursal del Jacinto┬┤s, aconsejo tener vinos fuertes y cepas de poco riego.

      Un abrazo.
      Esteban

      • Ortunyo el relajado­čÉ╗

        El Jacinto tiene caldos de Cari├▒ena, tierra de alma enjuta en el coraz├│n de Arag├│n...un vino fuerte para almas turbias y opacadas...quiz├ís despu├ęs de varios tragos se haga un poco de luz.....
        Saludos

      • Hay 4 comentarios más

      • alicia perez hernandez

        Dos agujas no se pican ....
        Saludos poeta

        • Esteban Mario Couceyro

          Un lugar extraordinario, donde el acto se repite desde el absurdo.
          Un abrazo.
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.