Lucy Quaglia

Vida de ahora

Ahora que estoy cansada en el medio de la noche en la pieza tan helada que me hielo sin reproches, me encuentro sola y divina pensando en tus manos blancas como la nieve en invierno cubriendo prados y casa.   Ahora que ya es de noche, y medianoche se acerca nadie quiere que me vaya, ni que me quede despierta. Es hora de irse a dormir, y velar desde la cama los supiros de mi pecho entre las sábanas blancas.    Ahora que ya mi vida pasó la mitad lejana, me voy buscando una vela que me mantenga contenta mirando la fantasía de mil luces en la casa prendiendo el televisor con ilusiones pasadas.

Comentarios1

  • Hermes Antonio Varillas Labrador

    Así es la inefable vida
    en esta terrible pandemia,
    sin druidas y sin heridas
    una especie de paradoja,

    pues al tiempo y su arcano
    por capricho se les antoja
    que quien no sufre de anemia
    sufra entonces de congoja,

    creo se les pasó la mano
    ahora es agonía la vida.

    Saludos cordiales desde Venezuela donde, a pesar de ser país tropical, eventual y espectacularmente también conocemos de nieve.

    • Lucy Quaglia

      Gracias, muy amable.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.