Marcos Gaviola

Una puerta al Corazón

Descubro en la cruz una puerta,

que ha quedado eternamente abierta,

en el cuerpo de Jesús resucitado:

es la herida profunda de su costado

que llega hasta su Corazón

 

De esa única fuente han brotado

dos ríos por separado:

uno de roja pasión,

otro de claro perdón:

son dones que Cristo oferta

 

Sagrado Corazón, misericordia cierta

Sagrado Corazón, amor que desconcierta

Sagrado Corazón, fuente del perdón

que limpia la traición

del pecado



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.