Alejandro

Cuestión de palabras

La fundición de las palabras

-eco de susurro

que destroza los nervios-,

las catedrales rotas

en la cama,

los días que se caen de la mesa,

el desayuno de azufre y miel,

la nostalgia de centeno.


El cuerpo entintado

en la piel de la mañana,

el virus que se escurre

por la piel y el alquitrán.


Las desafinadas notas

de la ausencia de verdad,

el espejo roto,

el puñal de madera

que sirve como almohada,

los diseños de corazón

sin visto bueno.


Todas las metáforas

que se descuelgan

y todas las horas

que se devoran entre sí.


La falta de lógica de mis palabras,

la inevitabilidad de la lluvia,

las lágrmas de sol

para curar las heridas.


¿Será más fácil

fumarse los recuerdos?

Comentarios5

  • FIDEL HERNANDEZ

    "Todas las metáforas
    que se descuelgan
    y todas las horas
    que se devoran entre sí."
    aparecen en este poema magistralmente trazado. Los recuerdos se suelen esfumar aprentemente ¡para qué entonces fumarlos! Saboreemoslos con un buen trago de whisky, bourbon o brandy que no serán entonces tan amargos...

    Un fuerte abrazo, amigo.


    • Alejandro

      Bueno te tomo la palabra, jaja, whisky dices?? Hay que tomar los consejos de los más experimentados que uno... jeje
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      • FIDEL HERNANDEZ

        ¿Te piensas que tengo mala memoria?, je, je, je...

      • Layd

        sera mas mas facil?
        es cuestion de cada cual hay quienes se los toman con un poco de limon

        exelente mae, ya me hacia falta pasar por aqui y leer la genialidad de vosotros los poetas...

        un gusto

        • Alejandro

          Mae pura vida, y si hace rato que no lo veía por acá, yo ando un poco perdido también... lo que no pierdo son las malas costumbres, jajaja, usted sabe como es...

          • Layd

            y eso es lo importante, quiere decir que todo esta bien, y me alegra

            salud!

          • ivan semilla

            EL ULTIMO RECUERDO QUE ME FUME
            CREI VER ALGUIEN QUE ME QUERÍA
            Y ERA LA ALMOHADA QUE ME ABRAZABA
            CON SU PUÑAL DE MADERA ACA EN LA NUCA.
            NUNCA MAS FUME DESDE AQUEL DÍA.NI RECUERDOS NI NADA.
            GENIAL!!!!
            TE FELCIITO ALE
            CADA DÍA MEJOR!!.
            ABRAZO GRANDE

            • Alejandro

              Para mi que fumaste otra cosa, jaja.
              Ah, de verdad que es una osadía eso de sumirse en tiempos remotos, tal vez no tan lejanos en tiempo, pero que si se saben extintos e irrepetibles.
              Muchas gracias por tu comentario.
              Un abrazo.

            • acrobata

              Bueno el poema me ha gustado, como siempre tus versos me crean perplejidad pues tienen tantas interpretaciones posibles...

              Ahora te comento una curiosidad, ¿sabes?, quiero recordar de algún mentidero público que el centeno cuando germina crea un potente alucinógeno, ten cuídado a ver lo que te fumas tigre...jajajja.....Bah es una broma Alejandro, espero que sigas bien amigo.

              Un fuerte abrazo.

              • Adrian VeMo

                Alejandro, tiene razón el tigre de mar, en cuanto vaya uno a saber lo que te fumas, sea lo que sea pasa la voz... sigo el chiste.

                Me pasa lo mismo que a Tomás, quedo perplejo y más aún con estos poemas ya que parece cada verso tiene distinta interpretación pero la mano quien la escribe es la misma.

                Saludos mis estimados tigres.

                • Alejandro

                  Ah déjense de bromas y fumen conmigo, jajaja.
                  Gracias a los dos por sus comentarios, es muy grato esta nueva reunión, después de tanta ausencia.
                  Un abrazo a ambos.

                • Hay 8 comentarios más

                • nellycastell

                  Valdría la pena fumarse los recuerdos? yo considero que no, los recuerdos deben estar en el lugar que uno los quiera poner, muy buen poema amigo Alejandro como siempre nos regala, un abrazo



                Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.