Haz Ámbar

Paisaje envuelto en nieblas

Te busco y no me canso de perseguir un sueño inalcanzable... Soy un niño yo en tus brazos llorando, pidiendo más... Vivo en un castillo abandonado paseándome de arriba a abajo... Mi dios duerme en la eternidad. Arde el mundo entero y llegan pasos siempre de lejos. ¿Hacia dónde escapo si soy yo el que vengo derrotando estatuas con los ojos tapados por una benda? Es el baile de las almas que el camino han perdido ya. Una realidad difusa tras la cortina a todos nos engaña con trucos de sátiro flojeando esperanzas, mientras llueve fuera un lamento largo y ves que todo es falso salvo el suelo que pisas y tus entrañas.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.