Macarín

Amate blanco

“We look at the world once, in childhood. The rest is memory.” ― Louise Gluck

 

[1]

No tuve tiempo de guardar luto a todas las casas que abandoné, una tras otra, en un intento sinfín de hacer frente a la precariedad.

La precariedad siniestra de quien no encuentra un hogar, porque ha nacido maldito, con su alma atada a nada y aún así tan arraigada a la luz flotante de la melodía poética.

Recorrí más de una vez

Los sembradíos de caña, el tronco antes del guardaganado y el amate blanco casi al final de la vereda

No purgué como debí nuestro puente de piedra

La cooperativa de mi escuela primaria y el aire amargo de la transición adolescente

Cuya marca indeleble explica, en parte, este poema.

Pienso en la obsidiana de vez en cuando, queriendo construir un mito sobre el origen de mi verso.

Pero mi verso no tiene origen, se pertenece así mismo y al camposanto.

Un verso infausto que encuentra libertad sólo en el gris oscuro de la remembranza.

 

[2]

Escribo con nostalgia sobre mi tierra

Como un poeta joven que se ha embarcado en la construcción de sí

Mas la nostalgia pronto acaba y me invaden rencor y desdén por mi tierra nativa que me lo dio todo y se encargó de arrebatármelo en pausas

Ahora me siento tan lejano, a esa tierra y a esa gente

Y lucho por el sosiego de quien ansía ser recordado, abriéndose camino en una tierra extranjera en la que las raíces serán siempre infértiles

¿qué lugar dará sosiego a mi alma?

La vida de las grandes ciudades me parece irrisoria

sin embargo; las encuentro llenas de literatura

¿quién dará sosiego a mi alma?

Otra alma mendiga, acaso, con la que nunca estuve destinado a encontrarme.

 

[3]

He ablandado el tono de mi tinta

Busco en las regletas la existencia que va de por medio en la escritura

Canto en silencio los Sonetos a Orfeo

Interiorizo las Elegías

La pasión carnal poco me interesa sin lenguaje

Y a pesar de ello no he dejado pasar más de tres noches sin masturbarme

El placer físico entorpece mi sentir tan sólo unos minutos

Después ha de volverse tan efímero que lo único que me genera es hastío

He filmado un sex tape recientemente

Quien lo vea encontrará en él tal decadencia que no podrá sino volver a hablar de poesía.

Comentarios2

  • YA SABES QUIÉN...

    No conocía tus letras
    estas llenas de extraños vericuetos y recuerdos duros.

    No lo sé... pero de alguna forma comparto de melancolía.

    Un gusto leerte.

    • Macarín

      Me alegra compartir melancolía y que me leas de esa forma. Saludos.

    • Jordina

      Introspectivo y a la vez místico!
      Un placer leerte!
      saludos!

      • Macarín

        Gracias por tu presencia en mis letras!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.