Ángel Acosta

Ababol.

Ababol.

Quiero ser la ávida lluvia que alimenta el río

La nostálgica partida de la tarde

Sentir jardín tus poros

Quiero encorvar conveniencias

Arrullar nocturnos

Endulzar las puertas

Quiero ademanes sin parentela

Amordazar desesperanzas

Escarbar el tuyyo hasta el nosotros

Amansar la paciencia

Quiero ser desdén para la mala suerte

Aclimatar tus pezones al viento

Pero la tristeza sabe que tanto querer

Es un asunto peligroso

Y me enfrenta con su distraído rostro

Los olvidos no salvan desconsuelos.

 

Visítenos en… .https://cristobaldelanada.wordpress.com/

 

Comentarios1

  • YA SABES QUIÉN...

    Pretender la armonía y la pureza
    en los trazos que la naturaleza concilió.

    y como lo expreses es deseable y es hermoso

    un gusto leerte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.