Macarín

Vorágine capitalista un once de abril

Los antidepresivos han surtido su efecto.

Espero, junto al corazón de mi madre.

Mi labilidad emocional es menos notoria

Agradezco la rutina instaurada

Ahora encajo mejor en la vorágine capitalista

Y los viajes en METRO rail

Necesarios

con rumbo y sin Este

Mi ánimo se ha mantenido estable

Hoy desayuné en el Midtown sin mayores sobresaltos

No he pensado dos veces si es que me han rechazado

Por primera vez aluciné menos esta pandemia

Agradezco de nuevo el medicamento

Calma la distancia entre mi anhelo y el suyo

Mas no dejo de preguntarme si soy un adaptado más en esta vorágine capitalista.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.