Rafael Merida Cruz-Lascano

NO PASA EL TIEMPO

 

A: Mi musa y maestra
Amparito de León Barrios
En su décimo-primero mes de
partida a su casa Celestial
19 Junio -19 mayo 202l

 

¡Imborrable! Presente en mi corazón

sigo contigo, pervives en mi mente.

.

Sanos y activos cumplimos la misión

pues aún desde  el cielo, siempre tú serás,

no niego que sufro porque tú no estás

felicidad, dádiva de Dios, es Don.

.

Lastimosamente lo que mi alma siente

Permíteme que te venere, hoy sereno,

Se esfumó el chopo de la cristiana fuente

guilló tu caminar, El nazareno,

cuando con Su mano tu espíritu tiente

porque Él te ama y ese testimonio es bueno

tu sonrisa es mar.  Es tu franca distancia

navegar es  encontrarme en tu presencia

--o—

 

Dios buriló en tu faz hermosa canción

una sonrisa en tu paso penitente.

.

Te conjeturo en la presente mansión

peldaños ganados que tu subirás

Y si faltara alguno, tu saldarás

Iluminada con mi diaria oración.

.

Dios mismo, me consagro a ti. Simplemente,

el adorar tu canto, no me condena,

pues comprendo todo cambió de repente

y un santificado dolor mi alma llena,

me gozo pues te conquisté suficiente

y tu sonrisa mi espíritu oxigena.

Amparito, aun sin ti, estoy desamparado

y tu voz ausente te presagia a mi lado.

.

.

 

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano. OFS

Guatemala, C. A.

Ver métrica de este poema


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.