Pandra

El olvido

Cuando te atreves a pasarte por mi pensamiento, recuerdo, suprimo y recuerdo, dejo en mi mente reposar el último día, recuerdo la angustia y la desesperación, recuerdo los últimos quince días de temor y desasosiego, de traumas y pasados.

El nubarrón de buenos momentos se torna turbio por el recuerdo de la promesa hacia el no retorno y solo permanece el instante de mi corazón desquebrajado, desde aquel oscuro lugar, la muerte me cargó en su regazo, me llevó con emoción y adrenalina a arrojarme en otros brazos, dónde todo me resulta ajeno, ya nada me es propio, nada tan mío, ni siquiera yo misma, resultado de historias y memorias, de contextos y derrotas, de victorias contadas, entre ellas, el convencerme de olvidarte para poder seguir viviendo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.