RAMÉ

Libros empolvados


Fijé mi mirada en tus ojos café , yo ya no estaba
Y aunque le dije al tiempo que te hablara , aún así ni me mirabas
Fui a ti con esperanza de que esos brazos me den cariño otra vez , pero una palabra rebanó mi corazón
Tu en otros brazos , en otro aliento , en otros besos
Y aunque espere ser otra vez la segunda opción
La claridad de tu sonrisa no volverá a ser la misma
Y yo aquí desvaneciendome tratando de decirte en versos que te extraño
Desvaneciendome en un intento de olvidarte.


Vaya trágico día
El cual viví durante estos meses
Que se van restando con el paso de las horas
Los segundos no piden perdón
Cuándo los años se van desintegrando
Entre las palmas de mis manos
Mi alma se va desgastando como un libró con sus hojas
Siendo consumidas por el polvo del pasado.
Ya en el olvidó se van oxidando los recuerdos.
Se van restando los minutos
Y sumando las pérdidas de esta poderosa mente incorporea que van más perdiendo que ganando ebooks está batalla sin final.


No me ocurre tan a menudo
pero cómo poder negarlo,
recuerdo a un amigo bibliotecario
intentó graduarse y no pudo.
Va hasta la Universidad mi saludo
supongo ya estará jubilado
de ese su literal apostolado
en el que asimiló como embudo.
Jocoso el cuento al que aludo
de los libros más empolvados
no tienen tan neutro significado
para él eran sus testigos mudos.
Colocados en lo alto cual muro
soberbios como comparados
a los politicastros iletrados
en lo alto como reyes barbudos.
Con realismo tenas muy crudo
polvo símbolo de lo poco usado
así son funcionarios cansados
a las neuronas atan con un nudo.
Hermes Varillas Labrador
#FormandoCiudadanía & #ElArcoIrisDeLosNiños


El sabio escucha y absorbe,
el ignorante no entiende
y el listo saca provecho
de lo que puede.
El altivo trata de ignorarme,
de timarme trata el estafador,
mi amante de arrancarme
las pasiones y el amor.
Va el tiempo robándome las horas
casi como burlándose de mí
y la soledad me roba el alma,
la alegría y las ganas de vivir.
Maldito enredo de pensamientos,
que viene ahora a mi mente a fluir,
maraña de ideas y sentimientos
que no me deja esta noche dormir.
J.M.Brazal


Recuerdo aquella madrugada, eran precisamente las dos de la mañana, fije la mirada a un libro que me llamo la atención, su tapa empolvada,mucho tiempo tuvo que tener allí Guardado, en silencio me acerqué para no causar ruido ya que estaba de visita en casa de un familiar lejano; me adentre a la habitación donde se encontraba aquel libro, al entrar y conseguirlo me fui a otro universo sin tiempo y espacio.
Todo era blanco y negro


Escúchame por favor,
sí piensas que el dolor, endurece, transforma,
espera y verás, la vida te sorprenderá,
las piedras dejarán de sangrar
el aullido de tu alma sacudirá las sienes,
pero el consuelo, el descanso,
habrá de mostrarse a tu favor,
Y en cuento al tiempo, al permitido,
aquel que se nos arroja a la cara,
sufriente, perenne, delicado, pobre,
exhausto y desvanecido,
medirá el ritmo de tus latidos,
quitará la fragua que alimenta,
al fuego chispeante, las llamas de angustia,
y el martillo que doblega el arnés,
ese símbolo de la esclavitud del corazón,
se romperá por causa de tu libertad,
y gritará al igual que una mujer al dar a luz,
¡Todo será un bien comprometido!
Y a pesar de la desesperación del sufrimiento,
de los versos perdidos y los besos cancelados,
esa absurda reminiscencia lúdica,
tormenta cuyos pies descansan en mis palabras,
roerá, las espinas malvadas
y los brazos amados,
se recrearán de nuevo en los albores de un nuevo amor,
y sé,
lo tengo en mi espíritu,
una vez más, serás amada, serás recogido con cuidados,
y aquella herida que resintió en temores y descuidos,
sanará, tú lo verás,
Sentirás de nuevo, la felicidad acunará tu alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.