Noel Varela

Abrhamia

Retrocediendo en cada recuerdo

volviendo sobre mis pasos

cada día que va pasando

intentando ver estando vendado.

 

Como memorias que no suceden

siendo esclavo de lo que provocan,

como una marea de lo que sienten

y que solo siento como me traicionan.

 

Que las luces no te engañen,

aquí la oscuridad predomina

y aun siendo optimista caen

porque no hay tanta dopamina.

 

Y escribo para decir algo

entre tanta nada, odio el mar

y las cartas que arraigo

intentado que me escuchen gritar

pero eso no va pasar, no va pasar.

 

No juzguen sin saber que sucederá,

no logro lo que alcanzo en verdad

porque las metras avanzan y llegará

el limite sin victoria, otra calamidad.

 

Cuando grito en cada escrito

y aplauden a lo que describo

estoy cansado y deprimido.

 

Me prometió un para siempre

que jamás llegó, cada septiembre

recuerdo cada palabra inerte

que habla y no dice nada.

 

¡MIRA COMO EL CIELO CAE!

Nada de lo escribo es arte

¡MIRA COMO EL CIELO CAE!

Ya nada es tan interesante

¡MIRA COMO EL CIELO CAE!

Un final feliz no existe

porque si es feliz persiste

y si hay un fin no será de felices.

¡MIRA COMO EL CIELO CAE!

Cada que veo al cielo gris

me siento menos triste

me anima lo que dicen

ser algo de infelices.

¡MIRA COMO EL CIELO CAE!

¿Por qué amarte más

de lo que debo amarme?

Mira como el cielo cae

que caigo con él,

al final escribirte es recordarte,

nada de lo que digo es arte

y cada verso escrito arde

y cada prosa parece no gustarme,

no toda simetría es sinónimo

de perfección, ironía

si el caos también produce armonía.

 

Mira como el cielo cae,

mira como las letras llueven

y mi ser prevalece,

una muerte es suficiente

para un poeta, no soy poeta. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.