Fatima Benitez

Infortunio deceso.

Hay palabras que parecen taladros 


Que perforan una y otra vez 


Mi pecho compungido,


Destrozado...


Me tumbaste los deseos


Las ganas, los anhelos 


Se me cayeron uno a uno los sueños...


El dolor me carcome 


Me agota, me derrota 


Me siento pequeña 


Insignificante 


Y el mundo se hace gigante 


Y se me viene encima 


En mis ojos llueve 


Y todo me duele 


Me duelen las palabras 


Me duelen los recuerdos 


Me duele tu nombre


Y el abrazo hipócrita 


No, nada está bien 


Ni tú ni yo, 


Ni nada...


Por qué contigo todo es efímero 


Yo voy a lo perpetuo 


Soy blanco o negro 


Nada a medias,

 
La lluvia es salada


Y a oxidado este costal de hierro,


Infortunio deceso.

 

By: Fátima Benítez D.

Comentarios1

  • shao

    El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
    1 Corintios 13:4‭-‬8‭, ‬



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.