santoro

Desamor

Por fin  mi barca volvió a  tu puerto,

donde encontró todo destrozado,

no quedó nada de aquel pasado,

 lo que era bello, se hallaba muerto.

 

El nido verde de aquellos días

A duras penas mostraba yescas,

ya no tenía las hojas frescas,

solo manojos de hierbas frías.

 

Nadie te dijo como  sufría

el día aquel  de mi cruel  partida,

menos supiste de mi alma herida,

porque eras tú la de entraña fría.

 

Yo sin embargo fui tolerante

y sin pensarlo volví a tu vida,

que no sabía tan destruida,

y así  a tu puerto llegué anhelante.

 

Hoy me arrepiento de este regreso

que nada bueno nos ha dejado,

porque la historia de aquel pasado,

no creí fuera  indeleble impreso.

 

Ese vacío que hay en tu pecho,

Y te detiene cualquier  sentido,

 hace que huya  arrepentido

y  no retorne nunca a tu lecho.

 

No quiero más implorar amores

ni suplicarte que me perdones

porque prefiero que me abandones,

a soportarte, tantos rencores.

 

 

@ Saul Sánchez Toro

Mayo 2021



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.