Adelaine Soto Alvarez

MIL AÑOS DE PERDON

Mil años de perdón

No fueron suficientes

Y continuaste clavando el aguijón

A conveniencia

Sin importarte

Que rompías la copa

Y tronaban los sapos

Ante tanta inclemencia

No fue fácil

Tal vez ni lo imagines

Creer  que es una partida

Que ganaste

Y te sientes henchido

Lleno de decoros

Sin pensar en el silencio

Que te espera

Cuando la noche llegue

Con su tómbola de paso

Y te veas compungido

Entonando un deseo que no llega

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.