Gerardo Barbera

TU MIRADA

1

Las flores del jardín,

suaves versos que se quedan,

canciones que llegan,

todo habla de ti,

estás aquí, en mi pecho,

no son palabras,

es mi juramento,

un beso en el altar,

la eternidad en  tu mirada,

tus manos extendidas,

cada vez que me llamas:

“ven que te vas a mojar,

y si te enfermas,

me muero,

quién te va a cuidar,

véngase  hombre,

no se moje,

que las flores no se irán,

estarán para siempre

en el jardín,

véngase no sea porfiado,

no quiero que te enferme,

qué sería de mí

quién cuidaría las flores”.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.