Carlos Gustavo Gerez

Esas Rejas

Rejas lndeseables, llenas de mentira,
Con bisagras de maldad y ensañamiento
Rejas sordas a mis palabras, frias a mis sentimientos, insensible a mis lágrimas
Rejas que miró recostado junto al polvo como una estatua,
Pasan las horas transformandose en dias eternos, esa ventana, por donde cada mañana desvelado espero el alba, me tienta en busca de mi ansiada y negada libertad.
Tras estas rejas murieron muchos sueños plagados de felicidad
He aquí mi Dios, un hombre tras las rejas, detrás de unos duros barrotes, esperando tu justicia divina, porqué los hombres en la tierra ya me condenaron.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.