Candi Fls

El instinto

La gran fatiga de la persecusión,

un sueño errante en la dimensión,

conocidos como enfermos divinos,

olvidados por la ley sagrada,

arma en el alma y penas andando,

sin pena, ni remordimiento.

 

¡Que feliz me siento!

la presa llorando de sufrimiento,

llamados Angeles caídos,

olvidados por la misericordia,

con el perdón no lo condenan.

 

Una mente al demente celestial,

sus almas atacandos sin piedad.

Frío corazón del Angel olvidado,

un instinto activo para dejar al olvido,

piedad sin remordimiento.

 

En la calle me llaman asesino,

en la condena mi penitencia cargo,

me tienen miedo al mirarme,

miedo debería sentir del cobarde,

pues caí en el atrevimiento.

 

Alma sin perpetuar el remordimiento,

dentro de la afán de mi dolor interno.

camino por el destino sin llanto,

mis pecados al cielo y Gloria.

 

Llanto el difunto por su sufrimiento,

llorando al dolor del alma perdida,

mientras el autor fingiendo,

una pasión por instinto.

 

autor: Candi flores

D.R.

Comentarios1

  • Raiza N. Jiménez E.

    Gracias por escoger ese tema que permite ver ambas caras sin afeites..:
    Me gustó y me puso a trabajar en otra dimensión menos dogmática y excluyente.¿Quién acusa a quién de qué?

    • Candi Fls

      Si un tema muy complicado del cual no se habla por todo lo que implica porque somos críticos de la vida ajena sin conocer su destino.

      • Raiza N. Jiménez E.

        Muy cierto, así aprendemos a subsistir hasta que la adultez nos haga más sensatos y racionales.
        Saludos, grato intercambiar pareceres.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.