Julián Riveira Dosártes

«A caballito» de «Labios de ángel»



 

Sentada en mí… cabalgándome… 

Oh, cómo me encanta que 

su cuquita roja, empapada y blanda: 

¡me encierre! ¡Cómo me golpea! 

¡Cuánto! ¡Cuánto! ¡Cuánto!

 

Oh, ese su pantano sutil… 

Tan negro, marrón y rosado… 

¡Ay, su cuquita cómo me rodea! ¡Qué calor!

¡Así todo alrededor me parece rojo, jugoso, blando!

 

Saltando sobre mis caderas, yo amasaba 

sus abundantes tetas que bamboleaban 

en el aire sin más ley que la de gravedad… 

¡Ah, su pupucita cómo me desenfrena! 

¡Cómo me entierra golosa ¡pupusa jugosa! 

 

¡Ah, su pantano! ¡Mío es! ¡Oh, su pantano! 

¡Todo es blando, rojo y zocado! 

¡Cuánto! ¡Cuánto! ¡Cuánto!

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.