eibaoga

Buscando mi alma.



Buscando mi alma.

Seduce mi mente y podrás tener mi cuerpo.

Encuentra mi alma y soy tuyo para siempre.

Ya estoy muy hecho. Por eso creo que no soy de mente fácil de seducir.

Y en cuanto a lo del alma ... ¡ah!, lo que daría yo por encontrar mi alma.

Esa es la busca eterna, encontrarse.

También es cierto que mientras hay busca hay esperanza.

Yo mantengo la busca, tengo la esperanza.

Estoy lleno de cosas que no puedo controlar ni yo mismo.

El poema de mi vida tiene su propia fuerza centrífuga.

A veces bandeo malamente con piedras en el bolsillo,

y otras ruedo como un reloj de precisión divina.

Soy solamente un tipo observador de este teatro que es la vida.

Ando más veces de amigo que de enemigo.

Me mantengo bien a mi aire, pero eso sí ...,

con el hígado cansado de eliminar tanta basura.

Seguiré oliendo las flores cada primavera, y al mismo tiempo;

la basura de mis tragaderas sigue engordando mi hígado.

Poca vergüenza, eso es lo que tengo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.