Julián Riveira Dosártes

«Noche de fogatas» de «Hijo del Trópico»



Puja, subyacente a mi sexo.
¡Me hago pedazos al tenerla!
Ella es Todo y Nada de esto.
Es fuerza maternal y Deseo.

Era una niña. Ahora es una madura

y dulce mujer y yace en mí, «al fresco».

Es una playa. Una selva. Una mañana trasnochada.
Ella es una hamaca de «¡Te adoros!» y «¡Te quieros!».

Es un ritmo paulatino. Es una marea.
Sí, ella es Todo y Nada de esto.

Ella no es la luna ni las estrellas
ni el infinito sino, ¡mi aliento!
¡Ella es, en fin, una noche

de fogatas en invierno!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.