Laura Caffieri

Mi ego te llora...


El ego me sucumbe,
irrumpe en la calma,
llena los espacios
que antes ocupabas.
Me tumba en la cama
y me deja en sollozos
abrazada a la almohada.


Te quise hablar de un mundo en el que habitan
todas las fantasías de los sueños,
del placer de sentirte en un momento
brillar como el sol, volar como el viento...
Pero algo lo impidió y solo el silencio
flotó en la habitación junto a tu cuerpo.
J.M.BRAZAL



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.