oscar perdomo marin

SOY

Oscar Perdomo Marín

 

SOY

 

Soy un canto de piedra rodada.

Siento tus pies indecisos

en las estrías calizas que me cubren.

Mi mano de musgo brota del río;

aparta las espinas para no herirte.

 

Soy una alfombra de piel que se acomoda

en el camino para que tus pies no lloren;

la sangre que alimenta los guijarros.

 

 

Soy el viento que avanza en la estepa,

buscando tu huella, extraviada

en la erótica reminiscencia de mis sueños perdidos.

Domestico las zarzas a tu paso

y recibo sin pausa el regalo de tu cuerpo.

 

Soy la caricia de tus sueños

que me acunan para ser un suspiro

en tu boca gimiente

cuando el viento te besa.

 

Soy el agua caliente con sal

donde retozan tus pies:

símbolos sagrados de todas las mujeres de la tierra,

pródigos de goces fálicos en las tibias alcobas.

 

Soy el dolor que se va o se troca en placer

cuando poso mis labios sobre tu piel mojada

y el agua siente envidia al diluirse,

Celosa que la beba en las cataratas de tus poros

Y me quede con sed.

 

Soy el beso perdido que nunca te di.

 

Comentarios3

  • Laura Caffieri

    Muy bello. Saludos

  • Roberto Reyes

    pródigas de goces fálicos en las tibias alcobas....No hay más de esas se extinguieron kumpa

  • oscar perdomo marin

    La poesía es también añoranza de las cosas perdidas ¡Muy agradecido por tus palabras, Roberto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.