Corso Fabio Ariel

La mente de chico


¿Estás bien? Pregunto ella con
Preocupación.
Mientras el estaba echo
Pedazos y sin ganas de hablar solo dijo.
Si…
Estaba tan roto que no quería salir de la
Cama, ya no quería salir al mundo, ni siquiera verse al espejo.
Sus ojos ya estaban rojos de tantos
Llantos.
Su cuerpo apenas se quería mover, ya
Que no a tocado un solo plato de comida.
Apenas se hidrata, se olvida todo con
Facilidad, sus llaves siempre se las olvida
En esa mesita dónde el solía escribir esas
Poesías para su musa.
Temía salir y que las personas noten que
Estaba sangrando, ya que para algunas
Personas el era el chico que siempre
Estaba alegre, con una luz que iluminaba
Toda una manzana.
+¿Y ahora chico que harás?
Ya no tienes a nadie que pueda curarte,
Nadie puede sanar esas heridas.
+Chico…
+¿Te puedes mover?
-lo dudo
+ Inténtalo
-¿Para que? Ya no hay nada para mi.
+Y? Eres fuerte ¿Cuántas veces te curaste solo?
-dudo poder hacerlo otra vez.
-sabes que para mí ella era mí faro, por
Más que estaba más rota que yo.
+Ella te lo advirtió, ¿Por qué no le hiciste caso?
-porque solo quería poder ser feliz, con alguien casi igual a mí.
+Y aquí está tu paga.
Mientras el se acostaba, su mente le
Hablaba mientras el le respondía con poca ganas.
+¿Qué vas hacer?
-solo recostarme mientras me hago polvo de a poco.
+¿Por qué?
-¿seguirás con tus preguntas pese a que no quiero responder?
+Soy el único que siempre a estado, después de todo soy parte de ti.
-solo eres mí mente, aunque si siempre estuviste.
+¿Lo ves? Sal a tomar aire
-déjame solo, solo quiero recostarme
Mientras recuerdo sus palabras bonitas
Con heridas.
Ya no hay cura para el, solo hacerse polvo
Y dejar de sufrir.
FIN...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.