Leoness

El mirlo corredor

Vi a ese mirlo corredor

que en mi camino atravesó

con su negro plumaje, observador,

su anaranjado pico provocador.

 

Mis pensamientos iban desposeídos

hasta que el mirlo, me observó,

y yo quise preguntarle, provocador,

que decir me tienes, y miras en derredor.

 

Pues su respuesta fue el correr

descansando sobre mí proceder,

más como yo le seguía, mas corría,

y menos le seguía yo

 

De un salto y medio vuelo, se posó,

sobre el álamo en resplandor,

desde su rama me persuadió

que mis desvelos eran un error.

 

No entendí lo que me dirigió

su presencia de tótem me transmitió

que algo raro en mí observó

mas mi atención despertó.

 

Raudo entré en reflexión,

a ver cuál era mi posesión,

mensaje que el mirlo me transmitió:

¡vive la vida, con ilusión!

Comentarios1

  • Leoness

    El mirlo era considerado por los Griegos como animal sagrado, pero destructivo. Se supone que debía de morir si comió la fruta del granado. Simbolizan el nexo con la naturaleza y sus energías, anuncian nuevo entendimiento de las fuerzas de la naturaleza que se manifiestan en tu vida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.