Roberto V

La noche se ha aposentado

La noche se ha aposentado
en nuestra cama
Dos cuerpos desnudos entre
las voces que los nombran
Uno la fragilidad del pétalo
que vencido cae al primer embate
Otro el vigor del tallo
que desde las raíces se yergue
para sostener el cáliz
Una fisura en lo oscuro los muestra
ella en un arrullador orgasmo mordiendo
el gemido
Él un oso gruñendo en la cima del placer
buscando el aliento perdido
#PoetaUrbano



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.