jesusverbo777

MARIA (II)



Eres rosa mística querida,

a ti la tierna voz más consentida,

que saluda y que anuncia cometida:

una luz que nos viene prometida.

Eres claro matinal en alborada,

reflejo de dios y enamorada,

haces que la vida sea inflamada,

eterna de Dios; creatura amada.

En ti un hágase, sin más: ya conformada,

en recibir al dueño de la vida,

Emmanuel que espera y que convida,

a la paz entre fronteras sin salida.

Eres eterna y dulce; fiel doncella,

en ti reside el alfa y el omega,

en ti esperan los pobres con su mella,

al salvador que vence y que doblega.

Virgen tu pueblo ya te espera

en Dios el futuro te venera,

bendita entre mujeres era tras era,

por Madre de Dios quien lo trajera. fin.

                Lic. Isaías González Arroyo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.