Randy Mueses

Grietas.

Mi barca naufrago en el mar de tus
mentiras, y toca remar muy fuerte
si quiero abrazar la orilla, pues siempre
tus persuasiones son las que a mí me dominan.
Y tus huecas palabras fueron evasivas, mi alma esta
inquieta esperando a ver como te haces ruinas.

Mi alegría está muerta, mi vida está vacía,
las luciérnagas ya no brillan,
mi herida es masiva, mi isla desolada.
Traiciones que me hacías, tu hazaña esta
lograda, mi alma esta agrietada.
Con tus labios me besaste me hiciste brujería.

Están arduo echarte de mis pensamientos,
que desdichada osadía, mi repugnancia radica
en tus manipulaciones dañinas, en tus
suaves caricias. Te echo tanto de menos,
que tu fantasma veo, en tu imagen me pierdo.
Mi corazón es terco, te sigo añorando
desde el suelo, agrietado en este duelo. 

Ahogado en tu recuero, tu daño es drástico,
mis ojos llorosos están nostálgicos. 
La cura es tu olvido pero todo está perdido, 
sigo recordando tu risa y tu voz, tu engaño
me causa un punzante dolor.
Me visitan la melancolía y la pena,
mi vida está hecha grietas. 

Yo que te ame sin referentes y
decidí unirme a ti hasta la muerte,
ante tu hostil embuste mi cariño fue inocente.
Te entregue mi corazón en bandeja de plata.
Te saque de las sombras, y ahuyente las
penumbras que merodeaban tu casa, para
que el lustre resplandeciente iluminara tu alma.
Acaso caerás en cuenta que nadie te amara como yo.

Está frío en los alrededores, como el día que te fuiste.
Aunque estés ennoviada, mi corazón lleno de grietas,
ansia tu llegada, ayúdame a vencer el pesar y
regresa mañana, si no lo haces mi aciaga vida se acaba.
Aun cuando me has lastimado te sigo amando. 









Todos los derechos reservados©

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.