jorge enrique mantilla

Jesús Resucitado

Jesús Resucitado

 

Domingo de pascua, de muerte, de dolor, de certeza y de resurrección

Jesús venció a la muerte y anida en nuestro espíritu con emoción

Prueba fehaciente, que es el Hijo de Dios, con su estandarte de la revolución

Nos dejó una herencia incorruptible e inmaculada, llena de consideración

Con su resurrección quedaron derrotados, la muerte, el pecado y la tentación

La ascensión de Jesús resucitado a los cielos, acto final del drama de la redención

En cuerpo y alma a la presencia del Padre, misión cumplida y al hombre su invitación

Prueba de su naturaleza divina, de fe y esperanza para nuestra salvación

Domingo de Pascua, de amor, de alegría, de júbilo y regocijo en nuestro corazón

Pascua, promesa de vida eterna, para aquel que se arrepiente del pecado, la solución

Valió la pena su sacrificio, su sufrimiento y angustia, llena de amor y admiración

Unidad indivisible de su vida, su crucifixión, muerte y resurrección

 

Nos embarga y nos ilumina el alma, ver la imagen de Jesús resucitado

El corazón late a radiar de alegría y regocijo, de la humanidad por siempre recordado

Es el suceso más desconcertante de la historia, añorado y despertado

Es la victoria de Dios, que con amor venció al pecado y de la muerte, victorioso anunciado

La pascua es la resurrección y la sagrada eucaristía, del amor encontrado

En verdad era el Mesías, el hijo de Dios prometido, con su vida sacrificado y representado

 

Ni el dolor, ni la muerte, tienen la última palabra de aquello buscado encontrando

La resurrección de Jesús, es una luz, un consuelo de fe, marchando

Es un camino y un horizonte, que se abre con esperanza de la mano de Dios, caminando

Es pasar del dolor, del suplicio y la congoja, a la felicidad y al alborozo soñando

Es adentrarnos en la profundidad del corazón de Jesús y de su cruz sangrando

Tener la gracia necesaria para perdonar y amar, con actitudes y hechos mostrando

Este mundo en que vivimos es pasajero y somos forasteros trasegando, sin fronteras luchando

La tierra, no es nuestro destino final y con la muerte, nos vamos largando

Somos personas del cielo, de Dios y hacia allá vamos, de alabanzas escuchando

Hacia allá van dirigidos nuestros sueños y anhelos, del alma y espíritu deseando

 

Pidámosle a Dios, que nos de la gracia de sentir la resurrección de su presencia

Seamos buena gente con los hermanos y del prójimo su paciencia

Buenos cristianos y seguidores de Jesús y aprendamos algo de su inteligencia

Que nuestra vida, siempre este rodeada de buenas noticias por excelencia

Pidámosle valor y resistencia, para soportar el dolor de las inclemencias

Oremos a Jesús resucitado, para que anide en nuestro interior la luz de la prudencia

Abrámosle la puerta de nuestro hogar y compartamos con El, la mesa con su reverencia

Pidámosle en este día tan especial, que acabe con la pandemia y elimine sus rastros y evidencias

Seamos y veamos en Jesús resucitado y ser testimonio con insistencia

Rodeémonos de personas que luchan con fe y esperanza, por una vida mejor con la bendición de la divina providencia

Compartamos con familiares y amigos, una oración con fervor y vehemencia

Pidámosle siempre a Dios, amar a los demás, como Cristo nos amó con preferencia

A Jesús resucitado, por los gobernantes, para que tengan justicia, igualdad y transparencia

Qué nos de fortaleza y consuelo en la debilidad y en la indiferencia

Qué Dios permanezca en el centro de nuestro corazón, con toda su magnificencia

Qué bendiga nuestras familias, de los horrores de la maldad y de la delincuencia

Qué acreciente la fe, la confianza y el bienestar de nuestra subsistencia

Contribuyamos con un granito de arena, hacer un mundo mejor, lleno de sabiduría y sapiencia

Qué nos proporcione razón y lucidez, para soportar las dificultades de seres y sus prepotencias

 

Qué la pascua sirva para mostrar nuestra bondad con Dios y rodearnos de felicidades

Amar, perdonar y compartir el pan con los marginados, que están llenos de pena y dificultades

Ser generosos y amables con aquel prójimo, que lo invaden las soledades

Pidamos perdón a Dios, por los errores de la humanidad y que nos de nuevas oportunidades

Que el miedo no nos acobarde ante la pandemia, que se expande a grandes velocidades

Tengamos fe en Jesús resucitado, que El, calmará las enfermedades y otras debilidades

Contemplemos por un instante el dolor de María, al ver a su hijo, crucificado en el silencio de las intimidades

La victoria del bien sobre el mal, rodeándonos de amores y bondades

Pidámosle a Jesús resucitado, no sucumbir ante el poder, la riqueza y la fama que inunda las sociedades

Prepárese todos los días, para partir el momento menos esperado, sin afugias y ansiedades

Dejando para siempre, todas sus propiedades, riquezas y comodidades

 

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga abril 04- 2021

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.