Jiber Ramos

Cuatro días y contando.


Te diré Lentamente bajo aquel cañon
Las horas pasaban eternas.
Como aquel que mira el techo y se pierde entre las manchas de humedad.
La fantasmal esquizofrenia es la unica faceta auténtica.


y en mis breves momentos lúcidos pienso,
en la locura de contar las horas,
para de lejos contemplar la leve silueta,
que dibuja a contraluz tu piel esbelta,
escuchar su voz, como brisa sonora,
y pintar en mi mente su figura, como en un lienzo.


Han pasado cuatro días y contando,
tal vez pasaron segundos no lo sé,
pero miro esa misma húmeda pared
y vuelve la pregunta ¿Qué esta pasando?


Pasando por mi memoria, como luz fugaz
Los segundos de mi existencia,
Solitario, un recuerdo falaz,
Instantes felices, amargos placeres,
Cuatro días y contando,
De locura y menesteres,
Acostado en mi lecho,
Con el amor guardado en mi pecho,
Y a la musa de mis ojos soñando.


Nunca volviste y tu adiós
quedó flotando en la habitación.
Ya nunca sentí un amor igual,
ni una ansiedad, ni tal pasión.
Un adiós que nunca nos separó,
tú lo sabes tan bien como yo.

Comentarios1

  • Francisco Dreamer

    Esta muy bueno el poema, muy intenso
    Saludos Fiber,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.