Eduardo Contreras Contreras

Cauce

Ni amargo la verdad, ni conciento la mentira, encontre mi corazon en venta.
Mi caparazon se recubre de soberbia, se lia con el ego si toca trago amargo.
Ni condena solo triste pena tu ausencia, nada que decir en la ultima carta escrita, solo la sentencia tras mi alma muerta.
mi ansiedad restando yo sumando problemas y errores, causando penas, brotando letras y frivolas miradas de sus caras. Caigo
al suelo, entre delirios creer tus te quieros mi favorito error, desliz
de mi inerte fe, esperanzas muertas yacen en mis pasos.
Al dolor mi canto y mi satira, a tu abandono mi desprecio, no mi perdon, preso del ser feliz a serlo, infeliz
cauce de mentiras en el que reverbero la traicion 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.