INDEO

DOS PASOS CON LLANTOS, PARA MAÑANA FLORECER EN LEYES

He vuelto a mi lugar que puso el sistema.

La universidad precarizada, pública, carrera casco liberal

No es fácil desprender por un breve tiempo, con un país que se mueve al ritmo de la revolución y mega conversadurismo.

Quiero ser constituyente, concejal, alcalde, orgánico, partidista, activista;

pero la pandemia, las injusticias de los viejos, ser indio, obligan ser abogado.

 

Abogado, es una profesión maldita y muy parecida a la política que la ciencia de Maquiavélico describió muy bien

Códigos de omvres, mayoría mujeres, gobierna el macho, ser permite la traición y mañana el acuerdo, pocos y pocas están por qué es maquiavélico.

Quiero decir que estuve a la altura, pero no fue así. Debo asumir que fui valiente con mi familia, asumieron muchos costos que han sido heroicos para la comunidad, he generado redes que nunca había tenido en la historia familiar. 

 

Soy valiente para decir NO, como ayer dije sí cuando no podía y hoy me niego, debo titularme en tiempo records, hacer negocios, pero volverme más peligroso. No puedo ser peon, quiero ser Torre, Caballo, asumir otros movimientos y no solo avanzar como migrante vulnerable que no habla español que es muy parecido a un peon: obedecer solo para adelante con "sí, sí, sí".

 

Lloro lloro lloro, para florecer, estoy a un paso de llegar al final del tablero para convertirme en otra pieza. Paciencia egoísta... por ahora.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.