Raul Patapalo

LA NADA

 

Entre miles de piedras lo tiré;

rodeado de otras lo dejé,

mezclado entre cantos pares,

uno más en esos lares.

 

Lo que me quedó de ti lancé

repudiando tu memoria.

Ya nada queda, y quedé

sin resto de nuestra historia.

 

Sin embargo, la ventana,

desde el amplio pedregal,

deja entrever la cabal

firma de la sultana.

 

Sultana piedra bienquerida,

lanzada por desprender

de mi alma ese querer,

que me asfixia estando en vida.

 

Entre otras va mezclada,

mas reluce como el cielo;

no consigo echarle el velo,

que la esconda entremezclada.

 

Son rescoldos de mi amada:

la del sentimiento al filo,

la que me mantuvo en vilo,

y a mi sinrazón legada.

 

Pasa el tiempo y visualizo,

como sigue entremezclada.

Mientras tanto yo agonizo;

más que un canto, es la nada.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.