Havid Stiven

Aguja Cristal/Diamante


Suelo revolcarme en mis lágrimas y en la maldita mala costumbre de ser mi propio enemigo; suele desatarse esta tormenta a menudo; sin embargo ultimamente entre pensamientos negativos del caos encontré aquellas alas indelebles que dice Tesla que cada quien posee , electrizantes alas cuya energía nace de la base del cráneo y enciende la aguja de cristal/ diamante del tocadiscos de los sueños . Gracias a Tesla mis sueños son de neon y brillan en la urbe de mis fantasías, pero a diferencia de él no pienso tanto solo en mi y mis sueños,amo fundirme también en las aguas de Venus. A veces tan triste como tan indomable y bizarro. Tal vez muchas veces fui como aquel hombre en el mar que Rubem Braga relataba; pero la mayoría del tiempo se me olvidaba esa fuerza escondida y en mis manos quedaba tan solo un puñado de una esperanza maldita con sabor a lágrimas musicales y perdía la oportunidad de hacer de un maremoto un tenue oleaje que podía irrumpir con la energía de la luz presente de mi cuerpo que vivo confundiendo con pasada, como aquella musa que se me cruzaba entre respiración y respiración y hacia rebotar el corazón, que olía a eternidad y que justo antes de entregarse del todo me dejó, dijo Adiós y despertó mi electricidad.

Havid Stiven



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.