Sr M.

SENSUALMENTE HABLANDO

Permíteme acariciar sutilmente tu delicada piel

Permíteme besar apasionadamente tu cálido pecho

Permíteme apreciar tu perfecto cuerpo

El cual fue creado por los dioses en el olimpo

Bendecido por Afrodita

Cautivas a los hombres

Con solo una sonrisa

 

Permíteme deslizar mi mano

Por tus delicadas curvas

Permíteme morder suavemente tus labios

Llegando al clímax de la velada

Sensualmente hablando

Deseo consumar el acto

Bajo la luz de la luna

Bajo el calor de la bebida

 

De forma respetuosa

La noche ha terminado

La luz del día ha llegado

No quiero terminar esto

Pero debo hacerlo

No olvidaré

El esplendor de tu cuerpo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.