Esteban Mario Couceyro

Ella regresa al mar.



Ella baja a la playa y en su orilla

suavemente deja su pié mojar

en las aguas claras

del mar.

 

Hermosa entre risas

siente la frescura

el aire mueve las telas

de una falda celeste

de cielo reflejada

mientras las gaviotas

escapan hacia otro lugar

discretas

sabiendo que ese mar

ya dice

en rumores del fondo

torbellinos de arenas y plateados seres.

 

Ese mar que besa

de a poco

el bello pié

que ella

deja mojar

nerviosa

entre risas

en la frescura del mar.

 

Ella no sabe por qué

su pecho

se hincha como las velas de una nave

sus piernas sienten

que el mar

la invade

yendo más arriba

se retira y vuelve.

 

Ella siente

como el mar la posee

con la dulzura

de espumarajos

le entrega sus tesoros

corales, caracolas y peces de plata

cubriéndole el pecho con el oriente

de las perlas

…………….

 

Y se arrepiente enamorado

dejándola en la playa

en un lecho de algas

donde la encuentran

unos paseantes

sorprendidos

………..

al ver a ella

regresar al mar

entre brillos de plata

perlas y rojos corales

dejados al pasar.

Comentarios4

  • Edwin Abimael Godinez Hernadez

    Bonito poema jejeje

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias Edwin, por tus generosas palabras.
      Un abrazo.
      Esteban

    • Toki (Carlos Eduardo Felipe)

      Hermosa alegoría

      Mis saludos Mario

    • Lucía Gómez

      Hermoso su poema!!!

      "Y se arrepiente enamorado

      dejándola en la playa

      en un lecho de algas

      donde la encuentran

      unos paseantes

      sorprendidos

      ………..

      al ver a ella

      regresar al mar

      entre brillos de plata

      perlas y rojos corales

      dejados al pasar."

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias Lucía, por tus palabras. Es muy valioso el aporte del lector y su propia interpretación.
        Un abrazo.
        Esteban

      • alicia perez hernandez

        Ella siente

        como el mar la posee

        con la dulzura

        de espumarajos

        le entrega sus tesoros

        corales, caracolas y peces de plata

        cubriéndole el pecho con el oriente

        de las perlas
        ...........................
        En perlas has convertido tus bellos versos... Ella regresa a recoger los corales y las caracolas son tu MAR saboteando sus pasos para atraerla a disfrutar de tu ARTE.
        Un placer navegar en tu MAR de bellos versos.
        saludos poeta

        • Esteban Mario Couceyro

          Uno, es sólo un simple observador, de supuestos hechos fantásticos, como la comprensión del amor y su renunciamiento.
          Un abrazo agradecido
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.