Raul Patapalo

FUERTEVENTURA

 

Fulgidos y eternos dones

por mares iluminados,

reflejos de tiernas lunas

que ocultan los bellos sones.

 

Fuerteventura, mi Fuerteventura,

antaños de mis quereres;    

en mí son tiernos enseres,

en mi alma, mi aventura.

 

En mi aventura salina

hay coplas recopiladas.

Folía que si es cantada

el alma al cielo camina.

 

¡Y las rimas!, sonoras rimas,

dejan tras de sí mi antojo.

Es antojo, cuando intimas.

Tú: mi alma y mis despojos.

 

Fuerteventura, mi tesoro,

patrón de mi desvarío;

en mi desarraigo río,

en mis desánimos lloro.

 

Mas los gestos estampados

en cantija emborrachada,

son plegaria desolada

en mis cuartetos grabados.

 

Fuerteventura, mi añorada,

tan lejos pero tan cerca.

En mi alma eres mi alberca,

oasis de sed saciada.

 

 

 

Comentarios2

  • Martha patricia barrera henao

    Muy hermoso su poema y nostálgico. Pero transmite el añoro de su tierra. Y se siente.

    • Raul Patapalo

      Tierra del alma; mas cerca cuanto mas lejos...
      Gracias, amiga Martha.

    • AZULNOCHE

      Una belleza su tierra Fuerteventura, me perdí entre sus dunas y de la cual pude disfrutar no hace tanto tiempo...
      Un saludo afectuoso !

      • Raul Patapalo

        Isla mágica. Aún tiene sitios para perderse.
        Un saludo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.