Walter Trujillo Moreno

MESTIZO / MESTIZA

mestizo ser de sangre cualquiera
mestizo con piel sin olor a tierra
mestizo naciste para ser rechazado
mestizo eres lo último de la cadena evolutiva
mestizo todo el mundo tiene derecho a pisotearte
mestizo la palabra más racista que conozco
mestizo ni los racistas te pueden definir
Mestizo no eres humano
mestizo las razas no existen
mestizo las castas no existen
mestizo tu no existes

mestizo, los animales son mestizos
los animales tienen razas y especies
las plantas tienen géneros y familias
el hombre es humano, nada más

 

En el continente Abya Yala no había ni clases ni castas,
todos los hombres se veían iguales y respiraban el mismo aire,
ni siquiera los animales eran mestizos
llega la cruz y la espada,
el cielo se oscurece y truena,
amanece y todos son diferentes.
Los hombres de a caballo se convierten en Dioses,
maltratan en pensamientos, acciones y leyes,
el continente se cubre de dolor, miseria y odio,
violan, fornican, se mesclan y se confunden,
sus críos se vuelven bastardos, raros, sin lugar,
finalmente se convierten en Mestizos.


El mestizo tiene la culpa de todo,
no sabe de dónde viene,
no sabe lo que quiere,
no pertenece a nadie ni a ningún lugar,
sus propios no lo pueden definir
los puros se sienten superiores
los auténticos creen que están por encima de todos,
el mismo desea no haber nacido,
morir y despertar de nuevo,
despertar como un dios griego, quizá Apolo.

El mundo ya no cree en racismos, mestizos, mulatos, criollos, dioses blancos
en el mundo hay seres humanos y la naturaleza
el hombre es una extensión de Dios
cuando muere un humano, muere parte de esa extensión.

Los racistas, la religión, los darwinistas sociales definen a las personas,
crean las razas, las castas,
las tiñen de colores y perfiles,
sueñan ser superiores, no lo son, ni lo serán,
hasta creen estar más cerca de dios.

La verdad es otra,
no existen razas,
no hay espacio para castas
el planeta es infinitamente mezclado,
somos un mosaico de contrastes.

El sol está girando, la tierra gira, el mundo está girando,
hoy naces aquí, mañana creces ahí, algún día mueres lejano.
El hombre siempre está buscando,
por curiosidad, por deseo o por necesidad,
encuentra cosas para sus ojos, alma y placer,
se une, se mezcla,
inserta un semitono más, en el mundo de las tonalidades.

No existe el blanco, ni siquiera el negro,
los colores son ilusiones y se pierden en la oscuridad,
el tiempo y el lugar son una ficción,
naces, creces, envejeces y mueres.

Adhieres días y años, tú cambias
el sol, la luz, la noche, el agua, el viento te dan una tonalidad,
el tiempo, el lugar, la naturaleza te ofrece forma y sabiduría,
el cielo, el espíritu y el poeta te ofrecen alma y luz.

 

Por Walter Trujillo Moreno, febrero- marzo 2021

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.