R. Gruger

H O L O C A U S T O

Yo vi la guadaña pasando

y se estacionó en Auschwitz,

y armó la fiesta de la muerte.

Masticando huesos y tendones,

aplastando cráneos

con cerebros destilando

sueños no realizados,

intelectos desgajados

como se deshoja una Torah

y Shaloms no pronunciados.

 

En proscenio, ahitos de despojos,

los Arios de Adolfo aplaudían,

y bailaban al compás

de Berlioz, Danza Macabra,

oyendo con deleite

las Valquirias de Wagner.

Y el shofar fue derretido,

y se forjó trompeta

a exterminio llamando.

 

Los crematorios regurgitaban

bocanadas ocres

de los que ayer fueron cuerpos,

hoy recuerdos vagos...

Volutas danzantes,

humo fertilizador de nubes

para que llueva sangre,

y se hinche el Rhin,

y el Danubio se desborde

sin el azul de Strauss,

en una orgía interminable

a base de Jacobs  y Sholomos

triturados...

 

Yo vi la guadaña

por Auschwitz pasando.

 

R. Gruger / 30-4-09



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.