zeda del rey

ÁNONIMO DESTINATARIO

Desprecio la censura a la que me has obligado.

 

Es tanto este rencor, que, aun lloviendo, me seco.

 

Será que no, ¿no Puedo olvidar el pasado?

 

Acto seguido Dentro de mi cuerpo.

 

Se aloja un corazón hueco.

 

 

Odio que aquel tiempo no sirviera

 

Que mis ojos fueran hielos en desiertos y praderas.

 

Odio que la justicia sea tan inocente y sea divina.

 

Y culpo a la moral por hacer de ti…

 

Una mujer asertiva.

 

 

Déjate de tonterías.

 

Eres artista, y en tus manos yacen sueños.

 

Tu no despiertas como todos,

 

A ti los cantos del jilguero llaman tu puerta Para pedirte Perdón.

 

 

Mientras que yo.

 

Soy como el ternero;

 

Sufro el yugo del temor

 

Cómo y bebo por qué debo.

 

Y a dónde voy, sé que moriré

 

No, no soy más que un anónimo destinatario

 

A mi la ciega muerte, hará visita.

 

Pero tú, tú con suerte bonita...

 

Abrirás el calendario.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.