Sierdi

ALGUNAS LEYES APLICADAS AL AMOR

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

Provoqué una acción, que para ella, fue un desacierto.

No siendo adulador, Le lancé, un lisonjero beso.  

La reacción fue inmediata y contundente.

Fue una estampida de sus dedos, en mi frente.

 

Como caballero que soy. Le ofrecí mis disculpas.

Aunque en mi ser abatido, no aceptando la culpa.

La dama se confabula, con la ley de la inercia.

Al no detenerla, la muy inmadura, camina como necia.

   

Ya no habrá, elogios para ella, a ningún costo.

Su cabello como hiedra, cubrió con desaire, su rostro.

Su corazón de piedra, me negó... la delicia de su mosto.

 

Comentarios4

  • Willie Moreno

    Soldado caído en la trinchera,
    pensando encontrar ese tesoro:
    linda perla dentro de la almeja
    que ante mí utilizó su cerrojo...

    Muy bueno Sierdi, saludos y un abrazo.

  • Lincol

    Ya no habrá, elogios para ella porque ahora serán para el amor.

    Qué gusto leerte.

    Saludos fraternos Sierdi.

  • DFV

    Gratos versos, muy verídico, y sobre todo para aquellas mujeres que altivas reaccionan así, sin brindar el beneficio de la duda. Un abrazo y agradable lectura.

  • alicia perez hernandez

    Ya no habrá, elogios para ella, a ningún costo.

    Su cabello como hiedra, cubrió con desaire, su rostro.

    Su corazón de piedra, me negó... la delicia de su mosto.
    ..........................
    Delicia de vino enfrascado en un corazón de piedra sin dejar latidos de amor, un desacierto sin disculpas donde se confabula la inmadurez y lo necio donde el desaire cubrió lo que se había logrado.... y cual estatua de piedra en vez de sal que su forma deshiciera se borró la disculpa igual que el beso.
    Saludos y abrazos poeta por el gusto de leer bella poesía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.