Randy Mueses

Complemento.

El brillo de tus ojos, fue una clara luz que alumbro mi oscuridad y le dio de beber a mi recelo sediento. 
Es el brillo que me regalaron tus ojos, que me regocija el corazón y llena mi alma de esplendor.

Esa luz que brota de tus ojos, la que aclara mis penumbras y da señales a todas las millas que nos abruman. 

Son tus gestos los dueños de mis pesadas horas, soy un complemento hecho de ti, 
de tus labios carmesí, tu voz aguda, tu pelo crespo, tus iras, tus lágrimas y sueños.

Son tus besos de marfil, que me raptan en abril, son tus gemidos de jubilo que me matan el último viernes de junio.

Este querer. 
Que se duerme si le hablas.
Fue un roce de tus manos heladas, fue una sonrisa quebrada, y yo que soy un complemento de tus bostezos mañaneros, de tu caminar, de como bailas y ríes. 

Fueron las miradas que me obsequiaste y el estar consciente que si te vas de mi lado, soy nada. 

Las noches han sido aún más sombrías sin ti, los días más pesados y las tardes más empañadas de nubarrones. 

Un soldado caído en un campo minado de tus encantos. 
Asesinado por tu falta.
Sepultado por el saber que ya no estas.

Soy un complemento hecho de ti.









Todos los derechos reservados©

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.