Randy Mueses

Clavos y otros clavos.

En la vida ha de haber clavos así como el amor que nos hiere y siempre nos muestra su lado triste pero son simplemente clavos que se hunden en los sentidos y en la piel provocando hemorragias de formación, clavos que nos atajan y nos acongojan, son clavos y otros clavos. 

Son similares a la hermosura de una mujer que sin darnos nada nos entrega todo.  
Lastima y sufrimiento a causa de un pícaro amor, clavos que nos arrebatan la bondad y secuestran la felicidad. 
Se apuntillan profundos buscando la parte frágil de nuestro interior y nos causan mucho dolor.

Efectúan huecos como las amargas despedidas. 
Unos largos, otros cortos y hasta suelen ser puntiagudos, pero que mas da, son clavos y son firmes como los ideales de una mujer delirante.

Los clavos acostumbran a disfrazarse de desamor y besos malignos haciéndonos gotear por los poros. 

Mi madre dijo; - "Un clavo saca otro clavo". 
Y otros que nos reflejan la cruel realidad con sus agujeros abismales.

Todos debemos convertirnos en martillos de titanio para por fin quebrantar esos nocivos clavos.

 

 

 

 

 

Todos los derechos reservados©

Comentarios1

  • ­čÄŚLuIs AngeL

    nos reflejan la cruel realidad con sus agujeros abismales­čĹŹ



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.