Saturno.

Nostalgia

Qué sincero le sonríes a la indiferencia, dejando a las preguntas escaparse por el viento, estampándose en el dolor de un corazón tan azul como el cielo. Ojalá tu mirada volviera a tener la misma ternura al descansar sobre mis ojos, ojalá tus abrazos se sintieran tan cálidos como lo eran en verano, que parecían estar acompañados del sol para calentar un par de almas. Ojalá tus palabras se pintaran de verdad, y lograran atravesar la barrera, ojalá fueran sinceras, ojalá las sintieras.
La sintonía de tus besos se oculta tras un vacío inexplicable, que, los sostiene sin dejarlos volver.
Extraño la mano que me enseñó lo que era un hogar, esa misma mano que acarició mi piel durante tardes lluviosas y noches efímeras, que, atrevida, secó mis lágrimas, que en compañía, me hizo volar.
Anhelo el tiempo que vio crecer las promesas y sintió el desafío del tan misterioso "para siempre" pronunciado por tus labios, deseo aquel tiempo que sin más, nos envolvió en risas, poesía y cientos de sueños.
Ahora mismo quisiera ser un árbol, descansar del miedo y soltar la incertidumbre, solo respirar y sentirme viva, sin voltear al pasado y tocar la puerta de la nostalgia por aquello que ya no es ni volverá a ser, jamás. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.