Caramelo de Ricina

Invocación

se zambullía en mis heridas

estiradas por los años

 

mi sangre era bálsamo

 

en la fiesta de los miedos

le dio vida al dolor

 

me cosió los labios

y me arrancó los hilos con los dientes

 

me dobló con la caricia caliente y las manos frías

 

me enseñó y se ensañó

 

beso

tras 

beso

 

me desenterró las piernas

 

hicimos un pacto

mientras goteaba la noche

 

"dejemos dormir al corazón"

Comentarios1

  • -JOMAB-

    Por suerte o por desgracia nosotros nos dormimos pero nuestro corazón no.
    Hermosos versos poetisa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.