Zoyla

Mi pueblo




Mi pueblo

Romance

Versos octosílabos, todos los versos pares
con el mismo tipo de rima en asonante,
intentando no repetir ninguna
y que los impares no rimen entre ellos
ni tengan asonancia con los pares.

Mi pueblo blanco que al sol
por las tardes alboreas,
¡cuántos años ya pasaron
sin trotar por tus laderas!

Ya veo que asoma el morro
la “Negra” por mi cancela,
diciéndome a voz en grito;
¡prepara ya la maleta!

Y no quisiera marcharme
sin antes dar una vuelta
por el blancor de tus casas
y tus empinadas cuestas,
para hartarme del olor
a pan de tus callejuelas
y así llevarme conmigo
tu recuerdo como prenda
a las tenebrosas simas
donde la muerte nos lleva
y con tu recuerdo en mí
será más dulce la pena.

Aún conservo en un sueño
el verdor de madreselvas
y el aroma de jazmines
de tus noches veraniegas
y aquellos cuentos tan largos
oídos a boca abierta
que tío Martín contaba
los veranos a la fresca
y él; es muy tarde: ¡a dormir!
De madre frente a la puerta
agitando fuerte al viento
en su mano la espardeña,
¡cuántos recuerdos hermosos
de veranos sin escuela!
Por las mañanas al río,
por las tardes a la siesta
y en las noches a soñar
a la luz de las estrellas.

Lucían ventanas toscas
ramilletes de azucenas,
que daban color al alma
de nobles gentes camperas
que nada saben de entuertos
y si dar buenas consejas
a quienes a ellas acuden
con almas sin medias suelas.

Así recuerdo a tus gentes
siempre apacibles y tiernas,
fueron para mí ese faro
que fue marcando mi senda,
en aquel pueblo tan lindo
donde viví de pequeña.

Guardan tus calles los sueños
que brotaban de mis trenzas,
de príncipes y carrozas
te pinté la Plaza Nueva,
ellos con su traje azul,
ellas tiradas por yeguas
y yo, suspirando al sol
queriendo ser Cenicienta.

Las flores de tus balcones
hacían tierna la espera
de aquel mozo que soñaba
ser mi novio en la verbena
y yo pensando tan solo
en vestidos de princesa.

Digo;“mi pueblo” y la boca
se me hace sabor a menta,
un agradable hormigueo
me recorre por las venas,
a mi pensamiento aflora
el sabor de tus callejas
y una explosión de ternura
retumba por mi cabeza.

¡Cuánto diera pueblo mío
por volver a ser moceta,
anclar mi cuerpo a tus calles,
pasear por tu alameda
y vivir contigo siempre
una primavera eterna!

Sin ganas ya de crecer,
ni descubrir cosas nuevas,
pues por fin cuenta me di
que lo sencillo nos llena
y no hay nada más sencillo
que volar por tus placetas.

Como ya creo que dije
al empezar estas letras
sepas que no he de morir
sin volver a tus aceras
para despertar los sueños
que dejé sobre sus piedras
y junto a ellos marchar
cuando me lleve la Negra
por esos mundos lejanos
donde los pueblos no llegan
si no es en el corazón
de aquellos que los anhelan.

A veces pienso en los niños
que no gozaron las gestas
de quienes nacen en pueblo,
no corrieron por la sierra,
no jugaron en los ríos
ni vieron crecer la yerba
y nunca pescaron ranas
ni pisotearon huertas,
nunca supieron de nidos
tampoco de madrigueras
y no subieron jamás
a los trillos en la era
ni escucharon el balar
cuando paren las ovejas.

Y siempre que pienso en ello
me da un poquito de pena,
¡yo creo que les faltó
una niñez verdadera!

-0-

De Poetas sin musas

https://youtu.be/R2jXYJYLpfs

Verso libre de métrica

Volcado en la esquina
de la desvencijada mesa,
otrora plena de sueños y quimeras,
yace el tintero, derramando su savia,
acoge la alfombra una mancha negra,
las letras alzaron el vuelo,
una musa revolotea inquieta,
la pluma llora, tirada en el suelo.

Lágrimas asoman
bajo los arcos sombríos de las cejas del poeta,
dos caudalosos ríos bajan por ellas,
sin sueños que las guíen se ahogan las letras.

Llora el arpa en el rincón, polvorienta y rota
sus días de gloria ya nadie recuerda
y ya de sus cuerdas, ni el silencio brota.

Del corazón a la pluma, se pierden los sueños,
oculta la bruma, la luz de la senda
y en una costilla, tercera a la izquierda
se ahogan las letras sin saber de besos,
pálidos espectros, sin piedad alguna
las condenan al silencio en llantos de espuma
donde flotan inertes, tinteros, poetas y plumas…

Zoyla M. Herche

Comentarios6

  • Al Duborg

    Mi pueblo, añoranzas... recuerdos imborrables, saludos...

    • Zoyla

      Gracias Ángel

    • Raúl Carreras

      Precioso romance!

      • Zoyla

        Gracias Raúl

      • Carlos Armijo Rosas

        De Poetas sin musas

        hermosamente triste

        • Zoyla

          La tristeza también tiene su punto de belleza, gracias Enrique

        • Jorge Horacio Richino

          Hermoso romance, de exquisita sensibilidad!
          Muy bueno!!!

          • Zoyla

            Muchas gracias Jorge.

          • Martha patricia barrera henao

            Ay de las nostalgias por la tierra donde fuimos niños. Muy bonitas letras.

            • Zoyla

              Muchas gracias Martha, todos añoramos el lugar que nos vio crecer.

            • Willie Moreno

              "Del corazón a la pluma, se pierden los sueños" . Me encantó esa frase, y además todo el sentimiento en tu romance para con tu pueblo.

              Mis saludos y un abrazo Zoyla.

              • Zoyla

                Muchas gracias Willie



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.