subel

DIEGO II

MI ENCIERRO SIRVIO POCO 

Y MAS QUE POCO , TU ADIÓS 

UNA DESPEDIDA EFIMERA 

POCO A TU MANERA 

ARRINCONADO AL QUE DECIR

 

ERES AHORA SILENCIO INCIERTO

UN OLVIDO DE CIUDAD

DE ESAS QUE DUELEN MÁS

POR MELANCOLÍA , POR AMAR

QUITANDO LO POCO QUE QUEDARÁ 

 

ATURDIRAN ENTONCES LOS PICAFLORES

DE AQUELLA TARDE DONDE DESVESTÍ

TUS ARTIMAÑAS , DESVESTÍ

Y QUE HA DADO TAMBIEN 

UN SEMPITERNO AMOR 

 

ARRANCA ENTONCES SI TE VAS 

ARRANCA Y DESANGRA TU ANDAR

PUES QUE POCO HAN DE ACABAR 

CON ESTE AMOR QUE SOLO HA DE DAR

 

FUIMOS DOS Y MAS QUE TU , YO 

QUERIENDO RECUPERAR , PERDI INMORTALIDAD

PERDÍ TU CARIÑO , QUE FALTA HA DE DAR

A CADA PASO Y EN CADA CAIDA

 

TE QUIERO TANTO MAS QUE CUANDO NO 

Y VALORO TUS RETAZOS DE DONAIRE 

DE BESOS A MEDIA TARDE 

MIS OJOS BLANCOS DE CIUDAD 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.